El dialogo y el canal humanitario

 

mesa-de-dialogo

 

Venezuela atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia. Están en juego factores que inciden de una manera importante en la vida de los venezolanos: La libertad, el libre derecho de elegir a nuestros gobernantes y un tercer aspecto el cual tiene tanta  relevancia como los anteriores como  lo es el derecho a la vida. Nunca nos imaginamos que íbamos a tener un sistema de gobierno tan autoritario y a la vez provisto de una gran indolencia y falta de humanidad. Nos sentimos atrapados por una  ideología absurda  la cual  proviene de una minoría  blindada por la mayoría de los poderes y el arma de la violencia. La lucha no es fácil y amerita que nos cubramos con un manto de resistencia hasta lograr que se imponga de manera constitucional lo que más anhelamos por el  bien de nuestra querida Patria: el cambio de este nefasto modelo político, económico y social  el cual no ha cumplido con los compromisos, inclusive adquiridos a nivel internacional con relación  a  los derechos humanos. Se inició un diálogo o negociación  con el fin de lograr una salida a esta dramática situación de la manera más pacifica posible, la petición del mismo fue solicitada por el Vaticano el cual se ha convertido en uno de los mediadores más importantes para llegar a una solución. No obstante, el clamor de toda la sociedad venezolana es unánime con relación a la apertura de un canal humanitario que  logre compensar la dramática escasez de alimentos y medicinas la cual  ha cobrado la vida de muchos venezolanos. Se cumplió la segunda reunión de la mesa de dialogo.  Los resultados logrados no contribuyeron a disipar, por los momentos, la incertidumbre y la angustia del pueblo venezolano.

Uno de los acuerdos a que se llegó se refiere a lo siguiente: “Hemos obtenido también en materia  económica y social importantes compromisos por parte del gobierno para permitir el ingreso de alimentos y medicinas que con urgencia se requieren para socorrer a nuestros compatriotas más necesitados “.No se nombró textualmente en ningún momento “apertura de un canal humanitario” en el comunicado emitido en común acuerdo por ambas partes, se percibe que no se manejaron en base a la existencia  de una  grave crisis de salud y alimentaria, tampoco se aclaró como será el mecanismo de ingreso y  la distribución de las medicinas y alimentos, los cuales serán permitidos por el régimen. Es decir la vida de los venezolanos dependen de la compasión y permiso de un “Gobierno” el cual lo que ha hecho es desconocer los compromisos adquiridos con relación al respeto de los derechos humanos más fundamentales.

Hace poco Venezuela fue  evaluada en el marco del Examen Periódico Universal (EPU 2016) que realiza el Consejo de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) cada cuatro años, allí por lo menos 14 países manifestaron su preocupación por el desabastecimiento de alimentos y medicinas en nuestro país y la recomendación casi unánime fue la necesidad de aceptar la ayuda internacional por parte del Estado Venezolano para afrontar esta situación. No valió el informe lleno de mentiras que expuso  la Ciudadana Ministra de Salud en esa evaluación. En días pasados se reseñaba el vencimiento del 50% de medicinas provenientes de Chile y que fueron donadas a Cáritas, no las dejaron entrar por la falta de un “permiso especial”. La gran pregunta que nos hacemos todos los venezolanos, pero sobre todo quienes trabajamos en el sector salud: ¿Se discutieron los mecanismos para asegurar que todos esos insumos, si llegan a entrar, beneficien a los más necesitados?.

Por el paso que vamos toda la población sin distinción estará muy necesitada de esa ayuda. De hecho, del desabastecimiento nadie se está escapando solo se salvan quienes gobiernan. Esperemos  que  el ingreso de insumos médicos y de alimentos  no sean manejados solo por el régimen. Que la figura de la contraloría social en los hospitales, la cual no está funcionando,  no se reactive  con el objetivo de que sean los grupos afines al gobierno quienes controlen la entrada de medicinas provenientes de esta ayuda a los centros de salud. No olvidemos también  que los militares fueron designados para distribuir los medicamentos a nivel nacional. En este diálogo se debe exigir que el suministro de alimentos y medicinas provenga de la cooperación internacional  y supervisada por la ONU  a fin de que llegue al destino exigido: A toda la sociedad venezolana. Sin embargo, la palabra “Crisis Humanitaria” o “Canal Humanitario” nunca saldrá en un comunicado formal  que provenga de esta mesa de diálogo. Recordemos  las recientes y lamentables  declaraciones del Embajador  de Venezuela ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU: ” No se ha aceptado ayuda humanitaria porque no es pertinente en este momento”. En caso contrario, de llegar a reconocer esta ayuda, el régimen estaría aceptando su fracaso

    Por @mariayanesh      Publicado en el Nacional Web el 14/11/2016

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s