La niñez en Venezuela: Presente desgarrador,futuro incierto

 

 

Niñez en Venezuela

 

El periodo de la niñez hasta llegar a la adolescencia es la etapa más importante del ser humano. En esta fase, desde el inicio de la vida,  muchísimos factores van a influir en el desarrollo y crecimiento del niño,  los cuales  van  a ejercer un papel  muy relevante  antes de llegar a la adultez. “Un niño feliz es un niño con derechos “dice una frase anónima, lo que refleja una gran realidad. Todo niño tiene el derecho a la salud,  a la vida,  alimentación, la educación, tener la protección adecuada  desde que nace, no solo de sus padres  y del núcleo familiar. Debe ser  prioridad de los gobiernos en cualquier país. “Los niños es lo más sagrado que tiene un país” manifestaba ese gran líder mundial que fue Nelson Mandela, el cual se volcó entre otras cosas a dar protección a la infancia en su país. Lamentablemente, no podemos decir lo mismo en Venezuela. Cada año que pasa, desde que se inició este nefasto e inhumano “gobierno”,  la niñez vive un presente dramático que la lleva a un futuro  lleno de una gran incertidumbre rodeada  de toda clase de riesgos sin que esto le preocupe en lo más mínimo al  régimen .

La tasa de mortalidad infantil en Venezuela, según la última información oficial, basada en el boletín epidemiológico del año 2016 fue de 18,61 por cada 1000 nacidos vivos, esto refleja un aumento del 30%, con relación al año anterior. Desde esa fecha no tenemos más información oficial relacionada con este indicador de salud de gran importancia. No obstante, todo hace presumir que debe haber aumentado, ya que  las condiciones  socioeconómicas del país son peores y la infancia en Venezuela está sufriendo cada vez más los embates de dicha  crisis. Podemos decir con propiedad que el reflejo de esta realidad se centra en el hospital pediátrico más importante del país como los es el J.M de Los Ríos. Cualquier persona se conmueve, menos el “gobierno” por supuesto, con la reseña que salió la pasada semana  relacionada con la muerte de 10 niños del servicio de nefrología  en lo que va de año, sin contar  los que han fallecido en el resto de los servicios de hospitalización de las diferentes especialidades que abarca dicho centro, es de suponer que en el interior del país esta  situación debe ser igual o peor.  En el caso de los niños de nefrología  es importante aclarar, que se les ha negado el derecho a vivir y crecer con calidad de vida ya que el programa de trasplantes en Venezuela está suspendido desde hace 2 años y cuatro meses. Ningún paciente pediátrico soporta un tratamiento de diálisis  durante muchos años sino se les ofrece la esperanza de un trasplante, debido a que la mayoría comienzan este tratamiento desde pequeños .Si acaso se lograra que le realicen  dicho procedimiento, se suma la angustia del rechazo del órgano debido a la escasez de los medicamentos inmunosupresores, como está pasando en aquellos niños que ya recibieron un trasplante renal antes de la suspensión del programa.

El derecho a la salud y la vida de nuestros niños sigue siendo pisoteado en este país, así como el derecho a la alimentación. Respecto a esto último, la desnutrición está ocasionando efectos devastadores en nuestros niños, los especialistas en el área lanzaron la gran alarma del aumento de niños desnutridos menores de 2 años, incluso en menores de 6 meses. Resaltando los cuadros de desnutrición  aguda y grave en este rango de edad. La desnutrición crónica está aumentando, ocasionando un gran retraso en el crecimiento del niño, además afectando el desarrollo cognitivo, fundamentalmente memoria, concentración, aprendizaje y  por ende el rendimiento escolar. Para niños pequeños no hay fórmulas lácteas y si se consiguen el costo es extremadamente elevado. La deserción escolar aumenta de manera progresiva, poniendo en evidencia la violación del derecho a la educación de los niños venezolanos. Sin embargo, organizaciones defensoras de los Derechos Humanos (DDHH) de los niños, como Prepara Familia por ej., siguen luchando sin cansancio.  El pasado año fueron aprobadas medidas cautelares para los niños del servicio de nefrología del JM de Los Ríos por la Comisión Interamericana de DDHH,  las mismas fueron ampliadas a 13 servicios más  de dicho hospital.  Sin embargo, el régimen  no ha dado respuesta a este beneficio y continúan  falleciendo niños inocentes y este importante hospital  pediátrico continúa en un deterioro progresivo y más profundo. Este “Gobierno “no tiene perdón por todo el daño que le ha hecho al pueblo venezolano,  pero sobre todo por ocasionar  que la niñez en Venezuela tenga un presente de sufrimiento y a la vez  un  futuro inseguro e incierto. Se vulnera a los más vulnerables.

  Por @mariayanesh                                Publicado en El Nacional Web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s