Una nueva enfermedad

  Suena evidente que la totalidad de las enfermedades que padecemos los humanos son creaciones de Quien todo lo creó.  Dios, con su infinito poder, creó o permitió que se crearan, el cáncer, la diabetes, el infarto  y hasta la más insignificante amigdalitis. Tanto es así, que antiguamente ciertas enfermedades eran atribuidas a la acción…